Según Resultados Generales de Población y Vivienda del Censo 2011Inmigración internacional se estabiliza

05Jun

Según Resultados Generales de Población y Vivienda del Censo 2011Inmigración internacional se estabiliza

Se confirma proceso de envejecimiento de la población. Población es de 4 301 712, de los cuales 2 106 063 son hombres y 2 195 649 son mujeres. El Censo 2011 registró un aumento en la población nacida en el extranjero que vive en Costa Rica. Esta población alcanzó 385 899 personas, lo que representa 9,0% de la población total del país. Sin embargo, la tasa de crecimiento de los inmigrantes descendió de un promedio anual de 7,5%en el periodo 1984-2000 a 2,4% anual para el periodo 2000 2011. Dichos resultados indican que la inmigración internacional disminuyó de manera importante en relación al período intercensal anterior. Cabe destacar que dentro del componente inmigratorio, las personas provenientes de Nicaragua continúan siendo mayoritarias (287 766), pues representan el 74,6% del total de inmigrantes residentes en el país, aunque sin mayor cambio porcentual desde el 2000 (76,4%). Por su parte, el peso relativo de quienes llegan de otros países muestra un aumento, particularmente de quienes provienen de Colombia (4,3%) y de Estados Unidos (4,1%). A estos se suman otras naciones como Panamá (2,9%) y El Salvador (2,4%) que se ubican dentro de las cinco primeras que mayor porcentaje de extranjeros aportan a la población de Costa Rica. MIGRACION INTERNA Constituye el componente más importante del cambio poblacional para algunas divisiones geográficas. Heredia es la provincia que atrajo más inmigrantes internos, aunque disminuyó su tasa neta desde el 2000 al presente; en contraste, se observó un aumento de la atracción hacia las provincias de Alajuela y Cartago. San José acrecentó su característica expulsora de población al doble, pasando el saldo migratorio neto de -2,41 a -4,94 por cada mil habitantes entre el periodo 1995-2000 y el 2006-2011. Mientras tanto, Guanacaste muestra un cambio en su signo migratorio, como una provincia de relativa mayor atracción. En el caso de Limón, que en censos anteriores aparecía como de atracción pasó a ser de baja expulsión. Entre tanto, Puntarenas atenuó su condición de expulsora de población. Estos resultados dan cuenta de los cambios presentados en las diferentes zonas del país y como existen factores que motivan o desestimulan a las personas a cambiar de lugar de residencia; sea en búsqueda de mejores condiciones de vida o de algún modo forzadas por las condiciones socieconómicas y socioculturales de sus lugares de origen y destino, según sea el caso. PROCESO DE ENVEJECIMIENTO CONTINÚA El estudio confirmó la disminución de la natalidad y permitió ver más claramente que la población de Costa Rica continúa el proceso de envejecimiento demográfico, donde los menores de 15 años representan 24,8% y la población de personas adultas de 65 años y más alcanza el 7,3% del total del país. Esos porcentajes eran de 31,9% y 5,6% en el 2000 respectivamente. Debe destacarse que la población de edades intermedias entre 15 y 64 años, continúa en aumento; situación que se considera potencialmente favorable para la sostenibilidad económica y social del resto de la población del país, en tanto se interpreta como un menor peso o dependencia sobre la población en edad económicamente productiva, posibilitando la mayor transferencia de recursos públicos y privados hacia la población de edades más bajas y altas, lo que se denomina bono demográfico. Es claro que Costa Rica viene transitando por un proceso de envejecimiento demográfico o de “inversión” de la pirámide poblacional, debido a la mencionada reducción de los menores y al aumento de la población en edades intermedias y mayores. Esto significa que Costa Rica se aleja de una población de estructura joven, para convertirse en un país de estructura más madura y en progresivo envejecimiento, en especial la combinación entre una fecundidad en rápido descenso y una alta esperanza de vida. EVOLUCION Y ESTADO DE LAS VIVIENDAS El VI Censo Nacional de Vivienda 2011, registró un total de viviendas de 1 360 055, de las cuales 1 359 168 corresponden a viviendas individuales (ocupadas y desocupadas), además se censaron 887 viviendas colectivas, como por ejemplo albergues infantiles, conventos, cárceles, entre otros. Respecto al censo del 2000, estos resultados significan un aumento de 325 162 viviendas, lo que se traduce en una tasa de crecimiento de 2,5% anual entre el 2000 y el 2011. Es decir, el parque habitacional del país sigue aumentando, aunque a un ritmo más lento al observado en censos anteriores. El estudio también registró que del total de viviendas individuales censadas, el 89,2% corresponde a viviendas ocupadas al momento censal, mientras que 10,8% estaban desocupadas. El promedio de ocupantes por vivienda es de 3,5 personas, mientras que en el 2000 era de 4,1; lo que denota que este indicador tiende a disminuir y refleja las tendencias demográficas y los cambios en los patrones de convivencia, que muestran una disminución en el tamaño y composición de los hogares y sus familias. Adicionalmente, el censo arrojó información sobre los cambios en el estado o calidad de las viviendas, lo que permitió realizar una clasificación de aquellas en estado bueno, regular o malo. Para el total nacional, dos tercios de las viviendas del país fueron consideradas en buen estado (63,7%), porcentaje que prácticamente prevalece desde el 2000. Mientras que las viviendas en mal estado disminuyen alrededor de dos puntos porcentuales, pasando de 10,4% a 8,2% del total. Esta disminución en el porcentaje de viviendas malas, se da en razón del aumento mostrado en las viviendas de regular estado, que al 2011 son el 28,2%. Las provincias de Heredia y Cartago poseen los mayores porcentajes de viviendas en buen estado (73,9% y 70,9%, respectivamente), en contraste con Limón y Puntarenas que presentan una leve disminución de viviendas buenas en comparación con el 2000 al pasar Puntarenas de 50,2% a 49,3% y Limón de 52,1% a 49,1%. En cuanto a las viviendas en mal estado, solamente dos provincias presentan un porcentaje superior al 10%: Puntarenas (13,8%) y Limón (13,4%),

Compartir