Regiones Chorotega y Brunca muestran mayor desigualdad

11Dic

Regiones Chorotega y Brunca muestran mayor desigualdad

Alrededor de 280 000 hogares son pobres, es decir el 20,6 %, manteniéndose estabilidad del indicador en los últimos tres años. Los subsidios estatales y becas representan el 12% del ingreso total de los hogares con más bajos ingresos La ENAHO 2012 estima que cerca de 280 000 hogares se encuentran en situación de pobreza, lo que representa una incidencia de 20,6%, un punto porcentual menor al año 2011 (21,6%), aunque este cambio no es estadísticamente significativo. Por su parte el porcentaje de hogares en pobreza extrema es de 6,3%, prácticamente invariable respecto al año anterior (6,4%). En términos de personas, la pobreza alcanza al 23,6% de ellas (cerca de 1 100 000), y la extrema pobreza al 7,2% (alrededor de 335 000). La estabilidad en la incidencia de la pobreza nacional, se logra por un crecimiento de los ingresos per cápita nominales superior a la inflación interanual y al bajo crecimiento de la línea de pobreza. Las regiones Brunca y Chorotega continúan presentando la mayor proporción de hogares en pobreza, en contraposición, la región Central y la Huetar Norte son las de menor incidencia,16,3% y 24,6% respectivamente. La disparidad en la afectación de la pobreza se hace evidente al comparar la región Brunca, cuya incidencia (34,6%) representa más del doble respecto a la región Central (16,3%). Por otra parte, la ENAHO revela que el ingreso per cápita del 20% de los hogares con ingresos más altos (quintil V), es 18 veces superior al de los hogares con menores ingresos (quintil I). Esta desigualdad se refleja además en el ingreso que acumulan los hogares: mientras los del primer quintil en su conjunto perciben el 4,2% del ingreso total, los del quintil V concentran el 50,9%. También se observan diferencias en las fuentes de ingresos de los hogares. El 80% del ingreso de los hogares proviene del trabajo, este corresponde principalmente a trabajo asalariado (62%). La segunda fuente de ingreso más importante son las transferencias provenientes de pensiones, remesas y transferencias de dinero entre hogares, que en conjunto representan el 10,8%. Los subsidios estatales y becas representan el 1,2% del ingreso de los hogares, pero son más importantes para los hogares del quintil I, pues tienen un peso del 12%. En los hogares de más altos ingresos, se destaca el mayor peso de las rentas de la propiedad. CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES Según la ENAHO 2012, el 71% de las viviendas particulares ocupadas son habitadas por sus propietarios, incluso los hogares de menores ingresos tienen la mayor proporción de viviendas propias totalmente pagadas (65,5%), sin embargo en este grupo de hogares, sólo el 35% de las viviendas están en buen estado, lo que refleja las dificultades para realizar inversiones en reparación y mantenimiento de las viviendas. Aunque el 90,5% de las viviendas cuenta con acceso a todos los servicios básicos de saneamiento (poseen abastecimiento de agua por una tubería interna en la vivienda, el agua se la provee alguna institución, tienen servicio sanitario con un sistema adecuado de eliminación de excretas y cuentan con baño dentro de la vivienda), algunas regiones se alejan de este promedio nacional. En particular en la Huetar Atlántica, este porcentaje alcanza 75,5%, el más bajo entre las regiones. Con relación al seguro social que brinda la Caja Costarricense del Seguro Social, la ENAHO 2012 indica a nivel nacional que el 85% de las personas se encuentran aseguradas bajo las diversas formas de aseguramiento No obstante las diferencias en el acceso a la seguridad social de acuerdo al quintil del ingreso de los hogares, evidencian que el 25% de las personas del primer quintil no están aseguradas, aunque en este grupo se observa la mayor cantidad relativa de personas aseguradas no contribuyentes (17%), lo que refleja un importante esfuerzo por ampliar la cobertura del seguro. La región Central muestra el porcentaje más alto de la población asegurada directa contribuyente con 42% (cotiza en el Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte o en el Régimen de Enfermedad y Maternidad); mientras que en la Chorotega solo se registra 29%. En términos del logro educativo, el 16% de la población de 15 años y más, completó la primaria o tiene secundaria incompleta; el 15% ha logrado completar la secundaria y el 20% tiene al menos un año de educación superior. Estos resultados en el nivel de instrucción alcanzado, presentan diferencias por nivel de ingreso, donde a mayor ingreso, es mayor el porcentaje de personas con al menos un año de educación superior, lo que también se evidencia en los años de escolaridad promedio de las personas de 15 años y más. El promedio general es 8,56 años de estudio, pero la escolaridad promedio de las personas de hogares del primer quintil de ingreso per cápita, es 6,14 años, en tanto las personas de hogares que se ubican en el quintil quinto es de 12,53, se duplica los años de estudio promedio respecto a las personas del quintil I. Al valorar los incentivos que reflejan los esfuerzos para alcanzar mayores logros educativos en el país, se observa que de la población que asiste a un centro educativo, 48,4% recibió al menos un incentivo para la educación; ya sea transporte gratuito, comedor estudiantil, textos educativos, becas (de entes públicos o privados), o el subsidio de Avancemos; y esta cobertura asciende a 74% entre las personas de hogares de ingresos más bajos (primer quintil de ingresos). OPORTUNIDADES EN EL MERCADO LABORAL En términos del acceso al mercado de trabajo, en julio del 2012, el 60,1%, es decir 60 de cada cien personas de 15 años y más estaban en la fuerza de trabajo y el 55,4% estuvo ocupada. Las personas desempleadas por su parte, representaron el 7,8% de esta fuerza de trabajo. Por regiones de planificación, la Chorotega presenta la tasa de desempleo más alta (11,4%), seguida por la Pacífico Central (10,7%), y la Brunca (8,5%). Asimismo, las tasas de ocupación de estas tres regiones están entre las más bajas. Además de estos niveles en los indicadores de empleo, estas tres regiones muestran las incidencias de pobreza más altas, por lo que los hogares de estas regiones tienen las condiciones más desventajosas en estas dimensiones, en comparación al resto del país. En la región Central se observa la segunda tasa de desempleo más baja (7,3%) y la tasa de ocupación más elevada (57,9%). Por otra parte, la Huetar Norte arrojó la menor tasa de desempleo entre todas las regiones (6,9%) y su tasa de ocupación es la segunda más alta. Estas dos regiones presentan mejores condiciones, lo que se ve reflejado en las tasas de incidencia de la pobreza más bajas del país. Por otra parte, los hogares del primer quintil tienen menos personas ocupadas (0,90 y la tasa de desempleo más alta (21,6%), en contraposición a los hogares del quinto quintil tienen más personas ocupadas (1,7) y la menor tasa de desempleo (1,5%). Además los hogares del quintil I son más grandes (en promedio 3,87 miembros por hogar) y hay más niños y niñas menores de 5 años (en promedio 0,46); mientras los hogares del quintil V son más pequeños (en promedio 2,79 miembros) y tienen menos niños menores de 5 años (en promedio 0,1). Estas características conllevan a que los hogares de menores ingresos tengan no sólo menos recursos monetarios para satisfacer sus necesidades, sino que deben ser distribuidos entre mayor cantidad de personas, por lo que los miembros de los hogares de menor ingreso que están en la fuerza de trabajo, tienen una “carga” superior en la cantidad de personas dependientes: cada persona en la fuerza de trabajo tiene, en promedio, 2,37 personas que dependen de ellos, este valor es de 0,59 en los hogares del quintil V

Compartir