Esperanza de vida creció, nacimientos disminuyeron

13Dic
Panorama Demográfico 2017

Esperanza de vida creció, nacimientos disminuyeron

-En 2017 ocurrieron 68 811 nacimientos, es decir más de nueve mil nacimientos menos de los observados hace veinte años.

El Panorama Demográfico 2017 reveló una disminución en la tasa de mortalidad infantil (TMI) en veinte años, al pasar de 14,20 defunciones por cada mil nacimientos en 1997 a 7,92 en 2017. Es decir, que el país logró reducir, aproximadamente, 6 defunciones de menores de un año, por cada mil nacimientos.

Por su parte, las principales causas de muerte infantil desde 1997 son las afecciones originadas en el periodo perinatal y las malformaciones congénitas; las cuales juntas representan para el 2017, cerca del 85,1 % del total de muertes en infantes menores de un año.

En el caso de las malformaciones congénitas, la tendencia es al aumento, pues pasan de 32,0 % en 1997 a 33,3 % en 2007 y 36,9 % en 2017. Por el contrario, hay una tendencia hacia abajo en las causas relacionadas con enfermedades infecciosas y parasitarias que en 1997 representaron el 4,6 %, pasaron a 2,7 % en 2007 y a 1,5 % en 2017.

En términos geográficos Alajuela es la provincia que para 2017, presentó la TMI más baja del país, 7,08.  Si bien en todas las provincias del país se ha dado una disminución de la tasa de mortalidad infantil, Limón es la que mostró los mayores avances en veinte años, ya que de 1997 a 2017 la tasa decreció en 52,9 %, al pasar de 16,94 a 7,99 defunciones infantiles por cada mil nacimientos. 

Puntarenas presentó la tasa más alta, 8,75 defunciones de menores de un año por cada mil nacimientos. Sin embargo, al compararla con 1997 que mostró una tasa de 15,99, el avance de la provincia ha sido notorio, pues la tasa disminuyó en un 45,3 %, que representa, aproximadamente, siete defunciones infantiles menos. Durante el periodo, la provincia con la menor reducción es Heredia, ya que entre 1997 y 2017 murieron 4 infantes menos por cada mil nacimientos.

Por otra parte, al analizar la razón de mortalidad materna (RMM) se observa que para 1997 fue de 3,72 defunciones por cada diez mil nacimientos, al presentarse 29 casos. Mientras tanto, en el 2017, la razón sí presenta una disminución significativa, al observarse aproximadamente dos muertes maternas menos por cada diez mil nacimientos.

Transición hacia envejecimiento poblacional

En cuanto a la mortalidad en general, Costa Rica tiene una de las esperanzas de vida más altas de la región, llegando en 2017 a un valor cercano a los 80 años, como efecto principalmente del descenso de la mortalidad infantil y en la niñez, aspecto que sumado a la disminución de las tasas de fecundidad ha incidido para que el país se encuentre en un proceso de envejecimiento.

Dado este proceso, en los últimos años, el país experimenta un incremento en las tasas de mortalidad, la cual para el 2017 alcanzó una tasa bruta de mortalidad de 4,70 defunciones por mil habitantes, siendo uno de los niveles más altos de los últimos veinte años.

El país muestra una transición epidemiológica, al aumentar las causas de muerte de tipo no transmisible, que se presentan más comúnmente en personas adultas.

En lo que respecta a las causas de muerte en Costa Rica, se aprecia que en los últimos 20 años el infarto agudo al miocardio y el tumor maligno del estómago en parte no especificada se mantienen como las principales. No obstante, su incidencia disminuyó, en 1997 el 12,4 % de las defunciones se debieron a estas dos causas, mientras que, en 2017, este porcentaje pasó a 9,1 %.

Por otra parte, al comparar la razón por sexo, aunque sigue siendo mayor la mortalidad en hombres, hay una disminución, ya que, en 1997 por 100 mujeres fallecidas, morían 137 hombres y para el 2017 esta relación pasa a 129 hombres fallecidos por 100 mujeres.

Población y Fecundidad 

Entre 1997 y el 2017 la población ha aumentado en más de un millón trecientos mil habitantes. En el 2017 se dieron 68 811 nacimientos, es decir más de nueve mil nacimientos menos con respecto a 1997. Cabe destacar que es la cifra más baja de nacimientos en los últimos 20 años.

Si se hace la relación con la cantidad de habitantes, para el 2017 hubo 13,91 nacimientos por cada mil personas residentes en Costa Rica, siendo la tasa bruta de natalidad más baja de las últimas dos décadas. 

Desde el 2004, Costa Rica tiene tasas de fecundidad por debajo del nivel de reemplazo generacional, esto quiere decir que no nacen suficientes niños y niñas para reemplazar, en la estructura poblacional, a su madre y a su padre.

En 2017, la tasa global de fecundidad (TGF), fue de 1,67 hijos e hijas por mujer, a diferencia de 1997, que fue de 2,58, teniendo también el 2017, la tasa más baja de los últimos veinte años. Pese a que a principios de la década del 2000, se da una cierta estabilidad  de tasas cercanas a 2 hijos e hijas por mujer, a partir del año 2010, inicia un periodo de descenso aún más marcado.

Un dato interesante es que, en la última década, la tasa de fecundidad en mujeres menores de 20 años ha experimentado una tendencia a la disminución, con excepción de los años 2011 y 2012, en los que se experimentó un repunte. No obstante, a partir de 2013, se evidencia una clara disminución, en promedio, tres nacimientos de adolescentes madres menos por cada mil mujeres de este grupo etario al año. Al comparar el inicio y final del periodo, esta disminución se traduce en aproximadamente 22 nacimientos menos de adolescentes madres por cada mil adolescentes.

Nupcialidad

En lo que respecta a las dinámicas familiares, durante el 2017, la cantidad de matrimonios ascendió a 25 501, pero con una tasa menor, 5,15 matrimonios por cada mil habitantes. Mientras que en 1997 se registraron 24 300 matrimonios, lo que representó en aquel momento una tasa de 6,37 matrimonios por mil habitantes.

Entre 1997 y 2017, los hombres atrasaron la edad de casarse en 9 años y las mujeres en 8 años, actualmente la edad promedio al matrimonio es de 36 y 32 años y a inicios del periodo era 27 y 24 años, respectivamente.

Otro de los cambios culturales más evidentes se da en la forma en que las parejas deciden cómo concretar el vínculo del matrimonio, pues se muestra una disminución constante de los matrimonios que se realizan por la iglesia católica, y que a partir de 1997 estos son superados por los matrimonios realizados por la vía civil, al pasar de 47,9 % en 1997 a 25,2 % en 2017. 

Por su parte, los matrimonios de tipo civil han aumentado considerablemente en los últimos veinte años, al representar actualmente el 74,8 % de los matrimonios registrados durante el 2017.

Compartir